¿Cuál es tu estilo preferido para nadar? ¿Libre, Mariposa, espalda, pecho? Seguramente la mayoría escoge el estilo libre. Sin embargo, la eficiencia en el nado también depende de la forma en que coloques tus dedos al dar las brazadas.

Un estudio reciente sugiere que lo mejor para la brazada perfecta es aplicar el “efecto rastrillo”. Pero, ¿Cómo se hace esto?

Efecto rastrillo al nadar

Muchos preguntan que si es mejor nadar con los dedos de la mano cerrados o entre abiertos, lo cierto es que para hacerlo de la mejor manera, y que el desplazo dentro del agua sea más rápido se recomienda con los dedos separados. Y quizás esto parezca ilógico porque muchos opinan que para el desplazamiento lo mejor es  imitar con las manos el efecto que hace el remo en el agua.

Por eso es que se piensa que lo mejor debe ser con los dedos de la mano juntos. Pero en la universidad de Eindhoven, Holanda, se realizó un estudio donde se descubrió que al abrir ligeramente los dedos al nadar facilita el flujo del agua alrededor de la piel y se reduce la resistencia del líquido, logrando así la eficiencia al nadar.

Y es que se logra una mejora o beneficio de hasta un 5 %. Y esto es suficiente como para ganar una medalla de oro en las olimpiadas o sencillamente como para quedar afuera de las competencias.

De hecho, el reconocido medallista de oro en 1980, Moscú; Duncan Goodhew reconoció que al dejar la manos relajadas los dedos naturalmente se separarán, lo que resultará en ejercer menor resistencia al agua.

En la investigación se logró comparar diferentes técnicas con las separaciones de los dedos, desde 0 a 20 grados, dando como resultado que el más eficiente es tenerlo a 10 grados de separación.

Este experimento se realizó usando una prótesis de una mano donde estaba conectada a un mecanismo de fuerza. Donde se conectaron sensores y de esa manera comprobar la resistencia generada y el flujo del agua.

Dejar respuesta