Muchos se quejaran de su suerte de vida y quizás subestiman su potencial en lo que sea por el simple hecho de no creer ser capaces de lograr sus objetivos. Sin embargo leer historias de personas increíbles como el piloto del Rally Dakar que, no importa que incapacidades tengan, no se sienten incapaces y mucho menos lo son.

Este es el caso de Philippe Croizon, nacido en Francia pero sin ninguna discapacidad. Sin embargo no fue sino hasta el 5 de marzo de 1994, cuando fue a cambiar la antena de televisión del techo de su casa que recibió dos descargas eléctricas. Las heridas fueron tan graves que tuvieron que amputarle sus manos y piernas. A pesar de que fue un día que le cambió su vida, no quiere olvidarlo. Veamos por qué.

Piloto Rally Dakar dice: “Primero Soy Philippe Croizon”

Y después soy discapacitado. Pero a partir de ese mal día Philippe luchó para transformarse en un aventurero y ejemplo de superación. Aunque no fue de la noche a la mañana, ya que primero permaneció en cama durante 2 meses en el hospital, pero a partir de allí no permitió que su nueva situación lo detuviera.

En el hospital vio a una francesa que cruzó el canal de la Mancha nadando y el mismo se preguntó que por qué no lo haría él. Así que se dedicó a ese objetivo. Pasaron 14 años para poder apenas empezar los entrenamientos, pero solo a partir de allí no ha habido nada que lo detenga. Puesto cumplió con ese objetivo.

Pero ahora se ha propuesto demostrar que no hay límites en la vida y ahora quiere cruzar el continente sobre un vehículo. Pero lo más sorprendente es hacerlo en un deporte muy exigente y difícil, como es el Rally Dakar.

Dejar respuesta